Cocinar al aire libre o en el interior de casa determinados alimentos al instante es una de las ventajas de las barbacoas eléctricas. Ahora bien, para que la barbacoa esté más limpia, tenga mayor durabilidad y funcione correctamente a lo largo del tiempo, es vital que se mantenga correctamente. Para ello, la plancha requerirá de unos cuidados similares a los que se utilizan para poder cocinar de manera convencional y algunos especiales. Anota los siguientes puntos para el mantenimiento de la barbacoa.

Utensilios. Es importante utilizar en la plancha de cocina utensilios de material de madera o de nylon para no rayar la superficie, de lo contrario quedaría algo dañada.

Limpieza. Cuando limpiemos la plancha de la barbacoa se aconseja hacerlo con un paño o papel, y quitar siempre el alimento cocinado que ya no utilizamos. Una mejor prevención hará que podamos volver a cocinar rápidamente sin temor a que los restos de alimentos queden embozados.

Uso exterior. Gozar de la barbacoa para comer al aire libre es uno de los usos más extensos de este tipo de aparatos. De manera que, si dejamos la plancha de asar durante bastante tiempo al aire libre sin utilizar,  la podemos proteger con un poco de aceite de la misma cocina o vaselina con el fin de protegerla. Del buen mantenimiento de la barbacoa depende su continuidad y estado.

Vigilancia total. Cuando estamos cocinando con la barbacoa, es esencial vigilarla, no podemos irnos y dejar los alimentos largo rato mientras se están haciendo. Vigilar la barbacoa asegura su cuidado y mantenimiento futuro.

Cuidados esenciales. Uno de los cuidados esenciales y básicos en la limpieza de la plancha es limpiar con un poco de papel mojado en aceite. Si tienes vaselina, igualmente vale para poder limpiar la superficie de la plancha que se utiliza para cocinar. Es la mejor manera de que quede brillante, en buen estado, reluciente, limpia, sin grasa, sin alimentos pegados, evitando que se forme óxido, y deje un color algo amarillento.

Revisión. Es necesario revisar el aparato, y especialmente asegurarse de que el tubo central desagüe de la plancha esté despejado de grasas y suciedad. Éste se debe limpiar con frecuencia.

A %d blogueros les gusta esto: