La limpieza y mantenimiento de la barbacoa eléctrica serán las claves para que pueda funcionar correctamente en un futuro. Para limpiar la barbacoa seguiremos una serie de pasos, con el fin de que esté brillante, no se peguen los alimentos y se pueda conservar mucho mejor.

Limpiar la plancha con paño o papel

Limpiaremos con un paño o bien con un papel la plancha de cocinar una vez retirado el alimento que ya hemos cocinado previamente. No debemos cocinar sobre alimentos, ya que dificulta la tarea de limpia, además de que puedan quedar alimentos embozados en distintas partes de la barbacoa.

Limpiar cuando se llegue a 40º

Para limpiar la plancha, esperaremos a que esté a 40º con el fin de no quemarnos y poder verter agua encima, algo que facilita su limpieza. Observaremos que el pulsador rojo de la misma plancha se apagara cuando llegue a los 40º. Ello quiere decir que está preparada para ser limpiada y poder verter todo el agua que se quiera encima de la barbacoa.

Fácil de limpiar

La plancha de asar es fácil de limpiar, puede hacerse sencillamente con agua  y si se quiere añadir un poco de   jabón “no necesario”.

No es recomendable utilizar limpiadores químicos, aunque si es algo complicado sí se puede hacer uso de un desengrasante común. Si han quedado algunos restos de alimentos embozados en el interior, se pueden quitar con un cepillo de nylon.

Limpieza del tubo central

Por otro lado, se debe comprobar que el tubo colector no se haya quedado acumulado de grasa. Asegurarse de  que el tubo central desagüe de la plancha quede libre de grasas y suciedad. Para ello, limpiaremos el tubo central con frecuencia.

A %d blogueros les gusta esto: